De agua Somos (*)

El agua es vital para el desarrollo de todos los seres vivos que habitan la tierra, y los seres humanos no somos la excepción. 

Nuestro cuerpo está compuesto por casi dos tercios de agua, el cerebro es 75 por ciento agua, lo mismo ocurre con los músculos y la sangre mientras que en los huesos constituye un 22 por ciento. 

Es el agua quien regula la temperatura de nuestro cuerpo (la temperatura normal del organismo promedia los 37ºC), transporta nutrientes y oxígeno a todas las células. Gracias a ella se llevan adelante los procesos de digestión, absorción y eliminación de desechos. 

El cuerpo humano trabaja normalmente cuando funciona en su máxima eficiencia de HOMEOTASIS, es decir, de estabilidad en función del organismo interno. 

Durante una actividad esforzada, los músculos emplean energía y entran en calor, para enfriarse el organismo transpira y para ello requiere de líquido y es por eso que es tan importante hidratarse antes, durante y después de realizar cualquier tipo de actividad física que implique esfuerzo.

Pero además, durante el proceso de “refrigeración del cuerpo” los vasos sanguíneos periféricos se relajan y ensanchan o dilatan y la sangre fluye en mayor cantidad cerca de la piel, favoreciendo la transferencia de calor al ambiente.

El equilibrio interno es tan importante que virtualmente cada enfermedad o desorden del cuerpo puede tener conexión con un desbalance homeostático, ya sea la temperatura corporal, el volumen de la sangre o el ritmo cardíaco. 

En este sentido, un desbalance del sistema cardiovascular puede causar enfermedades peligrosas tales como hipertensión, artereoesclerosis y falla congestiva del corazón.

Para mantener una temperatura normal y equilibrada es fundamental consumir por lo menos 2 litros de agua por día además de jugos de frutas e infusiones; comer verduras y comidas con pocas calorías; realizar actividades acuáticas que refresquen el cuerpo y  permitan realizar ejercicio sin poner en riesgo la salud.

El estar en el agua nos ayuda de liberar tensiones, reducir el estrés, controlar la ansiedad, sentirnos seguros entre otros, bajar de peso y divertirnos. 

NO OLVIDEMOS QUE EL AGUA ES EL PRINCIPAL COMPONENTE DE LA VIDA Y UN RECURSO RENOVABLE ESCASO Y VULNERABLE, POR ESO DEBEMOS CUIDARLA, COMPARTIRLA Y VALORARLA.

(*) Romina Marengo, Técnica en Cardiología y Bombera de Montes de Oca, provincia de Santa Fe.

 

 

 

 

 

Contacto

Programa Bombero Sano

Hipólito Yrigoyen 1628 2º piso - Buenos Aires - Argentina 

Lic. Andrea Zás
Tel.: [5411] 4124-5550 int. 31
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.